Estilo de vida Opinión

¿Prácticas sostenibles en los Premios Oscar?

Este año, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood decidió adoptar “prácticas sostenibles” populares para involucrarse en la lucha contra el cambio climático, o al menos en la parte más atractiva de ésta. La ceremonia de los Premios Oscar puede convertirse en un terreno muy político, por lo que algunos actores aprovecharon la oportunidad y alzaron su protesta cuando recibieron sus merecidos premios.

Cuando leí que la cena de los Oscars sería principalmente vegana (alrededor del 70% de los alimentos servidos), supe que Hollywood estaba tratando de colocarse en el “camino correcto”. Sin embargo, seamos sinceros: solo quiere verse bien y eco-amigable, un green washing, sin dejar el glamour. ¿Qué mejor que reciclar vestidos o trajes de gala? Si hacemos eso, piensa Hollywood, nos verán como aliados de la lucha frente al cambio climático.

En este contexto, el ganador de toda la temporada de premios y quién, a mi parecer, ha logrado una interpretación magistral de un villano que siempre ha sido premiado, aunque sea un anti-héroe desplazado y herido por la sociedad o un vicioso anarquista (quién lo diría, sentimos empatía por un personaje que es un fiero villano en todo su esplendor), no ha perdido el tiempo. De hecho, su Joker es solamente una fracción del mensaje y la metáfora del hombre desequilibrado, herido, compungido, vestido de payaso, logró trascender. Pero en la vida real, el actor ha continuado con un discurso de lo más interesante y que, más o menos, proyecta la misma línea de protesta que el personaje en la ficción.

Desde los Globos de Oro, la ceremonia de los BAFTA y finalmente en los premios de la Academia, Joaquin Phoenix ha acertado en convertir el podio en un lugar casi político para intentar abrir los ojos de los famosos y, tal vez, a más de uno con bastante dinero, con un discurso a favor de la acción climática y de mayor ambición en la industria cinematográfica. No sé qué le habrá parecido que la cena de la gala en los Oscar fuese vegana. Quizás se mató de la risa aunque con algo de cólera. En su mensaje, dio a entender que hacerlo estuvo bien, aunque no es suficiente. No hubo tantos “Gracias a los productores, al director o a la Academia”. El levantarse de su asiento para recibir la estatuilla es una manera de dar las gracias. El personaje que nos regala es su talento. Luego viene lo bueno.

Buffet vegano de los Oscar. Fuente: Esquire Middle East.

Además de hacer una oda a la lucha contra las injusticias, ya sea por “cuestiones de género o racismo, derechos queer o derechos indígenas o derechos de los animales (…)“, el actor habló de la desconexión que vivimos con el mundo natural. “Muchos de nosotros, de lo que somos culpables, es de una cosmovisión egocéntrica: la creencia que somos el centro del universo. Entramos a la naturaleza y la saqueamos por sus recursos“, señaló. Phoenix no es parecido a varios otros en el Imperio del derroche llamado Hollywood. Él entendió que, al recibir su premio, se encontraba con el espacio ideal para criticar las falsas apariencias con acciones intrascendentes y del momento. Por lo tanto, el mensaje de volver a usar vestidos y no comer animales es una pantalla para hacernos creer que serán los chicos buenos en la historia. Joaquin lo sabe, lo sabe Hollywood. Ambos saben que no basta solamente eso.

Quizás Laura Dern haya mencionado el tema de salvar el mundo porque es el único hogar que tenemos, pero después daba más importancia a su vestido, el mismo que utilizó en 2004. Elizabeth Banks también re-utilizó su vestido de gala, los periódicos publican notas sobre eso y el asunto se convierte en un tema de moda/fashion. Al final, el mensaje central pierde relevancia. Esto me resulta desagradable. ¿Hasta dónde llegarán esas apariencias? Tampoco basta con poner a Greta Thunberg en un video antes de premiar a los actores, aunque muchos le aplaudan y suelten vítores.

Greta ha hecho mucho más que aparecer en un vídeo. Ha cruzado un océano, lidera marchas con gran concentración de personas y es una de las voces más poderosas del mundo. Ganó el premio de la revista Time a la persona del año, pero no lo recibió. La crisis climática no se trata de homenajes. En los tiempos de Viernes por el Futuro, es mejor preocuparnos por eso mismo, el futuro, y lo que puede ocurrir si no hacemos algo. Dejemos la moda y actuemos con conciencia. El actuar así no significa volverse vegano solamente, o reducir el consumo de plástico, o dejar de comprar las bolsitas en los supermercados. Podemos hacer más, mucho más. Debemos incidir en el diseño de las políticas públicas. Debemos asumir cargos de responsabilidad que nos permitan liderar transformaciones profundas.

Greta Thunberg, referente de acción climática. Foto: CNN.

Entonces, Hollywood todavía tiene mucho que aprender. Puede que implementar el consumo de comida vegana para todas sus celebraciones solo sea para ponerse una estrellita en la frente, pero lo que es claro es que tiene actores que no reciben la estatuilla para celebrar a lo grande, sino para dar mensajes críticos y sinceros al mundo. La ficción ha logrado dar mensajes concretos, a través de la especulación o la historia. Recordemos a Mad Max y a The Revenant. Aun así, Hollywood no solo es ficción, es un conglomerado de gente y dinero y el foco de atención de millones de personas en el mundo. Deben dar el ejemplo y canalizar sus voces y decisiones para ser líderes en esta lucha. El cambio climático es real, y no basta con el aporte de Leo Di Caprio para hacer algo por el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: