COP21 Opinión

¡Cuenta regresiva!

UNFCCC_Bonn_2015

Por Cristina Urrutia.

Este pasado 11 de junio concluyó la última sesión de los órganos subsidiarios de la CMNUCC. En diciembre queremos que se adopte un nuevo acuerdo internacional para combatir el cambio climático y por eso acá una breve reflexión acerca de lo que se logró en las dos semanas que duraron las negociaciones sobre el cambio climático en Bonn, Alemania.

Recordemos: En febrero de este año los 195 países (+1 la Unión Europea) que participan en el proceso multilateral bajo la CMNUCC– también conocidos como las 196 Partes – produjeron el documento conocido como el TEXTO DE GINEBRA. Si se preguntan por qué se llama así, es porque la reunión se tuvo que hacer en la sede de las ONU en Ginebra, Bonn no estaba disponible. Pero volviendo a lo importante, a lo largo de 92 páginas (en inglés, son más en otros idiomas) el texto de Ginebra contienen la base de lo que será el nuevo acuerdo climático. Lo tiene todo, desde principios generales, pasando por compromisos o contribuciones para mitigación y adaptación hasta clausulas legales para la entrada en vigor. Este es el único texto de negociaciones oficialmente aprobado por todas las Partes y si estuviéramos construyendo una estatua, el texto de Ginebra sería la bola de arcilla cruda que algún día resultará siendo una obra maestra.

Frente a esta gran tarea, el objetivo principal para la sesión de Bonn era lograr reducir el texto de Ginebra y darle una forma más concisa para de esta manera poder facilitar las negociaciones sustanciales, o mejor dicho las negociaciones sobre los temas políticos críticos (=quitar algo de la arcilla sobrante y definir mejor la forma). Siendo algunos de los temas importantes: la forma legal del acuerdo (¿sujeto a la convención de Viena sobre el derecho de los tratados o no?), la forma de anclar las contribuciones/compromisos nacionalmente determinadas en el acuerdo y su naturaleza legal bajo el nuevo acuerdo, el mecanismo de pérdidas y daños y el siempre recurrente tema del financiamiento climático para países en desarrollo. Además de la pregunta transversal sobre cómo tratar de manera diferenciada a los países desarrollados y los países en desarrollo, de acuerdo al principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas y las respectivas capacidades.

Otro paso que se esperaba lograr era aclarar cuáles de los contenidos del texto de Ginebra eran más aptos para ser parte de una decisión de la COP y cuales eran componentes necesarios del acuerdo. Esto porque muchas partes dicen que el acuerdo de París debe ser un documento conciso que responda a las preguntas “que se quiere hacer” y “quién lo hace” y que los detalles del “cómo se hace” se pueden tratar en decisiones relacionadas al acuerdo. (= la estatua será chiquita y bien definida, pero estará parada en un paisaje de restos útiles).

El avance en estos objetivos fue lento pero seguro, el texto solo se redujo por 5 páginas, pero las dos semanas sirvieron para que las Partes definan un posible método para avanzar y dejar en claro muchas de las opciones que requerirán una negociación política en las siguientes sesiones. Todavía no es explícito cuales son los elementos que deben ser tratados en decisiones, pero al menos el tema ya está en discusión. También se dijo que un logro importante de esta sesión fue establecer la transparencia y confianza en el proceso de negociaciones hasta Paris.

Por último, otro objetivo importante era el de avanzar en una decisión relacionada a la acción climática en el período pre 2020. Este elemento es considerado clave por muchos actores, ya que la ciencia indica que para mantener el aumento de la temperatura por debajo de los 2ºC, es necesario que las emisiones de gases de efecto invernadero lleguen a un pico en el 2020. Con respecto a ello se lograron ciertos avances y muchos países hicieron propuestas concretas acerca del contenido de esta decisión, por ejemplo sobre cómo mejorar el involucramiento de los actores no estatales.

Ahora toca mirar para adelante, quedan dos sesiones de negociación antes de la COP21 en Paris además de una serie de reuniones informales que se realizarán a nivel de negociadores y a nivel ministerial. La voluntad política para llegar a un acuerdo está presente, pero el trabajo de los 196 artistas tiene que ser más flexible y dinámico.

Fuente de la foto: World Resources Institute.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: